#1 “Eres eres lo suficientemente bueno”

No sentirte lo suficientemente bueno puede mermar tu confianza, causando el no cobrar lo que mereces o dar de más a tus clientes (si tienes negocio) o bien aceptar un salario menor al que tu sabes que puedes adquirir. También puede causarte el que te preocupes de más sobre otras cosas y que la gente piense de ti que “eres un fraude”.

Este es un ejercicio sencillo que puedes usar: identifica 3 formas en que estas creencias merman tu vida. Después pregúntate a ti mismo “¿Como alguien que no duda sobre si mismo, manejaría estas situaciones? Anota tus respuestas en un lugar en donde puedas verlas la próxima semana.

#2 Mereces ser Respetado

Si batallas con los límites que le pones a los demás y siempre te ves a ti mismo poniendo las necesidades de los demás por encima de las tuyas, entonces tu valor propio va a sufrir las consecuencias. ¿La solución? Primero,  ¿Cuales son las 3 áreas de tu vida en donde toleras un mal trato? Después, “Si dar excusas a otros no fuera más una opción para ti, ¿qué es lo que pedirías?

Anota tus respuestas en un lugar en donde puedas verlas la próxima semana.

#3 Tu tienes dones por los cuales tu mereces ser pagado.

No creer en el valor de tus habilidades y talentos te va a causar que des tus servicios casi gratis, sin cobrar lo suficiente (ya sea que tengas un trabajo o negocio propio)

Para reclamar lo que mereces trata lo siguiente: pregúntate a ti mismo “alguien que tiene un talento raro o único como _________, ¿qué sería lo que estaría cobrando?

Por lo regular, tu primer pensamiento, es lo más acertado. Anota tus respuestas en un lugar en donde puedas verlo la siguiente semana y puedas repetirlo en voz alta.

Te vas a dar cuenta en como esto va creciendo en tu interior y ayudándote a cambiar tu valor propio.Puedes también compartir tus respuestas conmigo, al igual que puedes compartir esta información con tus seres queridos para ayudarlos a incrementar su valor propio al igual que el tuyo.