En el pasado aprendí duramente la lección para no fracasar en mi negocio de nuevo. Puse mis manos en muchos “negocios”, aventuras que fallaron y puedo asegurarte que una de ellas fue la peor.

En el 2001, ciertos eventos pasaron en mi vida, no muy agradables, que eventualmente me empujaron y guiaron a lo que soy el día de hoy.

En ese entonces, estaba en el punto de la depresión total, recién divorciada y atrayendo a mi vida relaciones que querían abusar emocionalmente de mí.

Mi vida era un caos y decidí añadirle otro elemento más a ese caos, al tener la grandiosa idea de emprender mi negocio propio.

…. ¿Alguna vez has sentido esa sensación que te dice que no es tan buena idea hacer lo que te propones, pero aun así te aferras hacerlo? 

Porque estaba desesperada a cambiar la situación en mi vida, decidí comenzar a vender accesorios de plata para la casa, con la ayuda de un novio que tenía.  Por supuesto ese novio sabía lo desesperada que estaba y me vendió la grandiosa idea de que yo pusiera el capital y el me ayudaría a vender. Que grandiosa idea, ¿cierto?

Mis intuición no se equivocó, era la perfecta combinación de desesperación, frustración y astucia de parte de él para que fuera el fracaso completo, y no solo en el negocio sino en la relación.

¿Y a donde lleva a lsabel?

Bueno esto fue una de mis primeras historias en los negocios.  El día que compré los accesorios (un monto de inversión que ni tenia), me di cuenta que había cometido un error gigantesco.

Como le iba hacer para vender todo ese material que estaba en mi casa, “dinero mal invertido”, pero aun así pensé, -por lo menos recuperar lo invertido-.

Estaba atrayendo el tipo de negocios para el cual yo estaba preparada y exactamente el como yo me estaba sintiendo, una mala inversión, no tenía valor propio, no tenía una identidad bien definida.

Estaba en un punto en mi vida, donde no tenía ningún control, me sentía vulnerable y que no valía lo suficiente e insegura de mi misma.

En los siguientes meses traté de todo, hablar con la persona que se me cruzara en el camino para venderle, hacer descuentos, hasta regalos, y eso me hacía sentir aún más menos valorada y apreciada.

Eventualmente, me di cuenta de mi realidad y vencí mi orgullo pero no recuperé mi inversión: Perdí $180 mil pesos mexicanos y llegando al punto de que tenía que hasta pedir hasta para comer.

Mis 3 lecciones aprendidas 

1)No empieces un negocio simplemente porque quieres hacer dinero.  

Si no tienes pasión por lo que haces, no vas a tener éxito, si empiezas un negocio sin pasión es únicamente un trabajo más.

“Porque el Dinero sigue tu pasión no tu desesperación”

Consejo de Coaching.- Siempre ten un “porqué” para todo lo que hagas, esto es lo que te va apoyar para esos momentos en los que te encuentres de bajada y te ayudará a recargarte las pilas una vez más y no darte por vencida.

2) No saber poner límites – Este es muy común y es muy fácil bloquear las entradas de dinero por lo mismo.  Porque sientes que no eres suficiente y necesitas la validación de los demás, terminas tratando de complacer a todos y regalando tus servicios.

Si tu no crees en tus servicios, tampoco tus clientes, por lo cual tu no vas atraer a los clientes que te van a comprar. Si piensas que por regular tus servicios o darlos a un precio súper bajo la gente va apreciarte y a quererte, estás muy equivocada.

Si sientes que tienes que mantener tus precios bajos o de otra forma ellos no van a ser capaces de pagar por tu trabajo, entonces lo que estás haciendo es desvalorizando tus servicios al igual que suponiendo por ellos.

Cualquiera que sea el caso, estás poniendo a ellos antes que a ti.  Los negocios no son acerca de ser valorados sino de dar un servicio y ese servicio será valorado conforme tú te valores a ti misma.

Si tu quieres que los clientes respeten tu tiempo, dinero y esfuerzo, tienes que empezar por ti misma, respetándote y honrándote en primer lugar. Tienes que aprender a poner límites, y saber decir NO (algo difícil en nosotras las mujeres).

El no aprender esto a tiempo, te mantiene jugando en las ligas pequeñas, sin mencionar que te hará sentir saturada y con exceso de trabajo.

El no tener bien definidos tus límites, te desgasta energéticamente y aleja de sentirte motivada.  Eventualmente pierdes la pasión por lo que estabas haciendo y empiezas a batallar para continuar en tu Luna de Miel con el dinero.

Y eso no te va ayudar a cumplir tu propósito, por lo cual no te traerá más dinero a tu vida y mucho menos el balance que tanto deseas.

Necesitas hacer un cambio de pensamientos, y creer que TU ERES PERFECTA COMO ERES EL DIA DE HOY y tú te MERECES ser pagada por ello.

Después de que inviertas en tiempo, dinero y energía en aprender esto – tu valor – te darás cuenta que eso que estás pidiendo (o soñando) ser pagada, es posible. Generalmente lo que sucede es, cuando te honras a ti misma, tus dones, tu tiempo y tus precios, los compradores caen del cielo, y comienzas a obtener clientes que realmente te aprecian por tus servicios y conocimientos.

Consejo de Coaching- Revisa bien que es lo que estás dando. Pregúntate a ti misma cuanto te está costando a ti. Al respetar tu tiempo, energía y dones, vas atraer a los clientes que reflejen esto mismo.

3)¡Deja de luchar!

Hay algo que estás haciendo en tu negocio que te hace pensar que tu deberías hacer, o tener, simplemente porque has invertido tiempo y energía, pero realmente ya no hace más click en ti.

Cuando ya no hace más sentido en tu vida- energéticamente tus clientes van a recibir esta información y no van a aceptar tu oferta, no importa si es lo más maravilloso del planeta.

Cuando dejas ir algo en tu vida que ya no te sirve (en mi caso fue el dejar ir el hecho de que fracase en el negocio y con esa pareja), liberas energía y creas cosas nuevas para ti – ideas circunstancias, gente – que van a generar un mayor impacto y más ingresos en tu vida.

Dejar de luchar es ser auténtica, y seguir los pasos de tu pasión, lo cual el dinero sigue esa energía mucho más fácil.

Consejo de Coaching-   Deja ir eso que ya no te sirve, si no lo estas disfrutando, si es difícil hacer dinero, si hacer dinero parece difícil, déjalo ir.  Y volvemos a la lección 1.

Entonces, el dinero te ama a través de tu negocio o ¿no?

Si estás luchando por el flujo de abundancia entrando a tu vida, entonces regresa a tu porque; en donde estas entregando tu poder a los demás y que es lo que estás reteniendo que ya no te sirve.

Prosperity & Money Coach

PD. Me encantaría conocer tus puntos de vista y que si alguno de estos puntos te han ayudado abrir los ojos respecto a tu relación actual con el dinero.  Anda, te espero abajo, en los comentarios.