Conoce el juego del dinero y el drama que existe.

Cuando empecé a cambiar mi relación con el dinero hace casi 6 años, literalmente me encontraba en “shock” por lo que había aprendido de mí misma y como mis creencias subconscientes estaban impactando mi vida.

Por lo mismo, quise hacer una serie de publicaciones para ayudarte a entender como el drama con el dinero juega un papel muy importante en tus relaciones: negocios y trabajo, pero especialmente, como empezar a manejar esto.

Este artículo es acerca de “dinero y tu relación romántica”.

De hecho, estar en una relación con el dinero es muy parecido a estar en una relación con un hombre – ¡es un constante dolor de cabeza!

Al comienzo de la relación todo es maravilloso, estas completamente enamorada, los dos son comprensivos, se apoyan el uno al otro y los dos tratan de ponerse la mayor atención posible, mandándose mensajes y muestras de cariño constantes.

En la fase de la luna de miel, nada va a distraerte de esta maravillosa relación. Sin embargo, una vez que tu relación ya entra en más confianza, empiezan el estira y el afloja entre los dos, y la cosa empieza a ponerse fea.

Y esto desencadena tus autolimitaciones que estaban escondidas, en una forma de justificar tus acciones.

Dudas, inseguridad y miedo a perder a ese maravilloso hombre empieza a carcomer poco a poco, generando un caos interior.

En un minuto te ama y al siguiente te odia (o pareciera ser así para ti), es el juego del constante estira y afloja.

Hombre + Yo

Recuerdo como ponía sus necesidades antes que las mías, generando un sentimiento de necesidad y de cariño. :-S

Ponía a mi pareja en un pedestal, perdiendo mi identidad propia en el proceso, porque siempre era acerca de complacer a los demás para convertirme en alguien indispensable.  ¡Sorpresa, nadie es indispensable en esta vida!

Cuando empecé a buscar mi relación con el dinero, estaba en shock al ver que mi relación era muy parecida a lo que yo tenía con los hombres, o mis relaciones en general.

Entendí mejor la frase “Como manejas el dinero, manejas tu vida”

En las dos relaciones, tanto dinero como relaciones físicas, estar en una relación por miedo a dejar ir, es estar bloqueando la flujo natural del amor y de la abundancia.

Solo me sentía segura de mi misma si tenía trabajo y dinero entrando a mi cuenta bancaria (que por cierto siempre se iba así como llegaba).  Igual que mis relaciones con los hombres… ¡ups qué horror!! ¿cierto? ¿Te está cayendo el saco?

Pero, por doloroso que fue esto, aprendí la lección. Es liberador saber porque hice lo que hice, cuando se trata de mis relaciones.personales y con el dinero.

El Dinero + Yo

Me encantaba ahorrar dinero y guardar todo lo que me fuera posible cada mes.  Lo trataba de hacer al menos.  Y pensaba que con eso era financieramente responsable, pero lo que hacía era más bien en base al miedo.

Secretamente me preocupaba y obsesionaba perder el dinero, y estaba tratando al dinero como algo más importante que yo misma. (Por cierto, parece como si hubiera sido una profecía, porque termine perdiendo más  $180 mil pesos mexicanos por miedo, pero les contaré la historia luego)

Así como me iba en mis relaciones con los hombres, me iba con el dinero. Sin dinero y mis ahorros, me sentía que no valía nada!

Estaba haciendo del dinero y los hombres, mis dueños y yo era la esclava que vivía para complacerlos.  ¡Me da terror solo de recordarlo cuando estoy escribiendo esto!

Mi relación con el dinero y los hombres, eran esencialmente el resultado de mis creencias y percepciones acerca de mi misma y del valor que yo le entregaba al mundo.

Y esas creencias provenían de mi infancia. Creencias acerca del dinero que inocentemente pasan de nuestros padres y abuelos y nos convierten en víctimas generacionales de un pensamiento colectivo.

Esto era acerca de cómo me valoraba y trataba a mí misma, y como resultado era la forma en cómo trataba a los hombres y a el dinero.

Cuando aprendí que mi pasado no es igual a mi futuro, y que podría cambiar la historia de lo que aprendí del dinero cuando era niña, que podía cambiar mi propia relación con el dinero, fue como quitarme 100 toneladas de peso al mismo tiempo que fue emocionante.

Y conforme aprendo más sobre esta energía del dinero, aprendo que no era la única en mis creencias y acciones.

Y por supuesto el día de hoy es muy diferente para mí (especialmente con los hombres).  La clave está en no ser complaciente, y conforme nuestros retos con el dinero llegan, tenemos que ir modificando nuestras creencias, porque si no nos veremos arrastrados por nuestras viejas creencias.

Cuando el dinero está fluyendo de forma constante y regular, tenemos la tendencia de tomarlo a la ligera y no ponerle demasiada atención.

Entonces cuando se empieza a terminar el dinero, entramos en pánico y nos preguntamos cómo es que llegamos hasta ahí, entrando en el drama del dinero.

Así como a tu pareja, al dinero le encanta que le prestes atención, de otra forma simplemente se va a otra parte en donde si se la pongan.

¿Quien es el que está en control, tu o el dinero?

  • ¿Gastas el dinero para justificarte? Tú lo ganas + tú lo gastas = Te lo mereces.
  • ¿Gastas para llenar un vacío, falta de amor, atención, gratificación, validación?.

Gastas sintiéndote culpable, por ejemplo: en el trabajo, negocio, relaciones personales, no tienes tiempo suficiente en las relaciones por lo que compras regalos, o les pagas cenas o tratas de hacerlos sentir mejor.

En cualquiera de estas situaciones estas situando al dinero como el dueño y señor, para hacerte valer como persona, solo déjame decirte que la llevas de perder.

Al dinero le encanta que le pongan atención; no significa que lo pongas en un pedestal o lo alabes, sino que lo respetes como lo que es.

Consejo de Coaching – Una forma poderosa de mantener el dinero de tu lado es rastrear las entradas y salidas del dinero, a diario.  Aun si las entradas de dinero están en n0.

Al darle esta atención diaria a tu dinero, estas mandando la señal de apreciación, y cuando el dinero se siente apreciado, hace lo mismo por ti.

Revisa tu Relación con el Dinero y coméntame si ¿tienes una relación sana o no con él?  Si, si la tienes ¡maravilloso!.  Sí, no qué parecido tiene con tus relaciones personales?

PD. No seas de esas personas pasivas y déjame tus comentarios, conviértete en una persona que toma acción.